MEDIO AMBIENTE, SALUD MENTAL Y COMPLEJIDAD

 

AÑO INTERNACIONAL DE LA DIVERSIDAD BIOLÓGICA

DIA MUNDIAL DE LA SALUD MENTAL

10 de Octubre 2010

SEMINARIO MEDIO AMBIENTE Y SALUD MENTAL 

MEDIO AMBIENTE, SALUD MENTAL Y COMPLEJIDAD

GUIA BREVE PARA SU COMPRENSIÓN

Dr. Carlos De Los Ángeles 

1-      La globalización casi con exclusividad, se refiere a los aspectos económicos y financieros de los países. Sin embargo, si nos fijamos en los aspectos éticos, políticos, culturales, étnicos y psicosociales que la globalización ha creado nos damos cuenta de que asistimos a una “mundialización” o “planetarización” y que afrontamos problemas que no solo se caracterizan por ser “enormes (fuera de normas conocidas) sino también, por sus escalas irreductibles a sus partes constitutivas. Pero la característica más importante de estos problemas es que revelan la interconexión de distintas dimensiones de lo real y que a su vez, se revelan en toda su complejidad. Complejidad significa aquí, la emergencia de procesos, hechos u objetos multidimensionales, multirreferenciales, interactivos (retroactivos y recursivos) y con componentes de aleatoriedad, azar e indeterminación, que conforman en su aprehensión grados irreductibles de incertidumbre. Por lo tanto un fenómeno complejo exige de parte del sujeto una estrategia de pensamiento, a la vez reflexiva, no reductiva, polifónica y no totalitaria/totalizante” (IIPC). Un pensamiento creativo, osado, exorbitante (fuera de las órbitas conocidas).

Complejidad no es complicación, sino, todo aquello que se nos presenta como fenómeno tejido en forma de red. (En-Red-Dado). 

2-      Aquí debemos anotar que todo esta interconectado. Desde la más minúscula mota de polvo estelar en los confines de este universo en permanente expansión, hasta la neurona de menor actividad en nuestro cerebro: Forman parte de una misma totalidad física y funcional. Principio de inseparabilidad de Aspect. Ej. Dos fotones de una misma fuente. 

3- Ante el cuerpo diplomático acreditado en el Vaticano el Papa  Juan Pablo II exhortó a poner la Ciencia al servicio del equilibrio de la creación, y no de los intereses mercantilistas, con el fin de asegurar la supervivencia de la humanidad en el nuevo milenio. En un discurso dirigido a la comunidad científica en 1991 Juan Pablo II afirmaba que si bien el Fin de la Guerra Fría había alejado el peligro del “holocausto nuclear”, este había sido reemplazado por la amenaza del “holocausto ambiental”, debido a la imprudente destrucción de recursos vitales ecológicos y a la multiplicación de los atentados, cada vez más insidiosos, a la defensa y al respeto de la vida humana. 

4-    Entonces se deduce que para abordar el tema de medio ambiente y salud mental, debemos hacer acopio del Pensamiento Complejo de Edgar Morin, según el cual, tenemos a mano varios Principios: 

 4.1- Principio sistémico u organizacional: que permite relacionar el conocimiento de las partes con el conocimiento del todo y viceversa. 

4.2-       Principio hologramático: que dice que al igual que un holograma cada parte contiene prácticamente la totalidad de la información del objeto representado; 

4.3- Principio de retroactividad, que significa que frente al principio lineal causa-efecto nos situamos hoy en otro nivel: no sólo la causa actúa sobre el efecto, sino que el efecto interactúa informacionalmente sobre la causa permitiendo la autonomía organizacional del sistema; 

4.4-       Principio de recursividad, que significa que un proceso recursivo es aquel cuyos productos son necesarios para la propia producción del proceso. Es una dinámica auto-productiva y auto-organizacional (Bucle recursivo). 

4.5-       Principio de autonomía/dependencia: principio que introduce la idea de proceso auto-eco-organizacional para mantener su autonomía del ecosistema del que se nutre y al que transforma. Todo proceso biológico necesita de la energía y la información del entorno. No hay posibilidad de autonomía sin múltiples dependencias. (El 22 de enero 2000 Stephen Hawking declaró que el siglo XXI era el siglo de la Complejidad). 

5-    Todo estudioso de la conducta humana percibe diferencias psicológicas entre el humano de las costas y el de las montanas, el de los bosques húmedos y las llanuras desérticas. A prima fascie se intuye la influencia de los ecosistemas sobre la personalidad de base de los habitantes de un medio ambiente específico, sobre las que se imprimen las peculiaridades de su individualidad. 

6- En el terreno de las anomalías psíquicas, Hubertus Tellenbach en 1969 había señalado que el origen de la melancolía y algunas psicosis se hallaba en una endo-cosmo-génesis. Un giro atmosférico rompe un equilibrio inestable del psiquismo y surge la anomalía psíquica. Ya antes se había observado un aumento de emergencias psiquiátricas por enfermedades afectivas (Manía o Depresión) en el otoño y la primavera. 

7- Así mismo se constata un mayor número de trastornos psíquicos en las poblaciones de emigrantes (Home Sick) y en aquellas zonas donde se han producido grandes deterioros del medio ambiente. 

8-    Desde el punto de vista teórico conceptual, la ecología superficial designa aquel pensamiento ambientalista que emana de las preocupaciones de la ciudadanía ante la percepción de deterioro de las condiciones inmediatas de vida y satisfacción debido a la sobreexplotación del medio ambiente. La Naturaleza debe ser protegida, pues su agotamiento conduce al deterioro de las condiciones de vida y disfrute de la ciudadanía. La conservación y la protección de la Naturaleza constituyen medios en aras de alcanzar una finalidad estrictamente humana: la mejor vida. 

9-    A diferencia de ello, la ecología profunda se distingue como reflexión que coloca a la Naturaleza, y no al hombre, en el centro; rechaza la separación entre el hombre y la sociedad, de una parte, y la Naturaleza, de la otra. Si para la ecología superficial la Naturaleza vale como fuente de satisfacción de las necesidades humanas, para la ecología profunda la Naturaleza vale por sí misma. De esta manera, la ecología profunda se relaciona con la asunción de una crítica al antropocentrismo como punto de partida del nuevo pensamiento ambientalista. Importa la totalidad Naturaleza y el hombre en tanto parte de ella. 

10-    Ni tanto, ni tan poco. El antropocentrismo desmesurado es el que debemos erradicar. La solución esta en la educación del hombre moderno en los temas vitales del medio ambiente, junto a acciones puntuales como la reforestación de los humedales del Río Ozama. 

11- Dada la unicidad sistémica universo-naturaleza-hombre debemos intuir la estrecha interacción que los en-red-a y de aquí comprender que parte del equilibrio mental del ser humano, estará ligado de modo indisoluble a una coherencia en su relación con el medio ambiente. 

12- A esta nueva actitud Edgar Morin (1991) le llama Pensamiento Ecologizado. Invoca la “pluralización de la naturaleza en las naturalezas, lo que nos permite una comprensión estética de la vida, al mismo tiempo que admite la biodiversidad. Lo esencial de la consciencia ecológica reside en la reintegración de nuestro medio ambiente en nuestra consciencia antroposocial y en la complejización de la idea de naturaleza a través de las ideas de ecosistema y de biosfera. Al ocuparse de ecosistemas formados por constituyentes físicos, biológicos y sociales dependientes, cada uno, de disciplinas especializadas, la ecología constituye «una ciencia de nuevo tipo» que, contrariamente al dogma de la hiperespecialización que ha regido el desarrollo de las disciplinas científicas, exige un saber global competente en diferentes dominios. El pensamiento ecologizado posee un «aspecto paradigmático», pues rompe con el paradigma de simplificación y disyunción y requiere un paradigma complejo de la auto-eco-organización”. 

13- El siglo XXI deberá abandonar la visión unilateral que define al ser humano por la racionalidad (homo sapiens), la técnica (homo faber), las actividades utilitarias (homo economicus), las necesidades obligatorias (homo prosaicus). El ser humano es complejo (Homo Complexus) y lleva en sí de manera bipolarizada los caracteres antagónicos (Principio Dialógico): 

Sapiens y Demens (racional y delirante)

Faber y Ludens (trabajador y lúdico)

Empiricus e imaginarius (empírico e imaginador)

Economicus y Consumans (económico y dilapidador)

Prosaicus y Poeticus (prosaico y poético)

 

14- Entramos al siglo XXI conscientes de la necesidad de un nuevo tipo de humanidad. Una humanidad que haga uso amistoso, no depredador de los bienes de la naturaleza y que emprenda acciones proclives a su restauración. Una humanidad que ha perdido el equilibrio psicológico, un hombre que de Sapiens se ha convertido en Demens; precisan de un re-encuentro con la naturaleza, con su hábitat deteriorado para que lo restaure. Solo pensemos por un momento en la cantidad de armas nucleares, biológicas y otras. En la locura que se esconde en la producción y comercialización de drogas psicoactivas; en la agresión que sufre la Amazonia, la salinizacion y contaminación del agua, la desertificación de amplias zonas del planeta, la explotación de miles y miles de minas de carbón a cielo abierto: Todo ello, con el único fin de obtener ganancias económicas, para que concluyamos que el hombre, la humanidad, ha perdido el equilibrio mental y que solo un cambio de paradigma, una nueva estrategia de pensamiento, con nuevas estrategias de indagación de la realidad; pueden salvarnos. Por este camino transitan las ciencias de la complejidad (Teoría General de Sistemas, Teoría del Caos, Geometría Fractal y, Cibernética de 2do. Orden),  y el pensamiento complejo. 

Si desea mayor información envíe un e-mail con su nombre y profesión a: angeles@claro.net.do 

Publicado en Ciencias de la complejidad

Entrar

Categorías