José Dunker: El Marco 3-D resumido en once puntos

1)     El Marco 3-D define tres emociones básicas: miedo, vergüenza y culpa, lo cual he podido validar en cinco autores clásicos (O. Fenichel; R. Lazarus; F. Alexander; E. Erikson, y R. Benedict) y más de 20 autores recientes: miedo es una respuesta de alerta ante el peligro, con el mecanismo de pelear o escapar; vergüenza es una respuesta de búsqueda de satisfacciones en el medio y el mecanismo de acercarse, y, culpa es una respuesta de censura ante las opciones que se presentan, y el mecanismo de automonitoreo. 

2)     A partir de estas emociones básicas se define un esquema sencillo y práctico con tres tipos de personas: el tipo A (miedoso), el tipo B (vergonzoso), y el tipo C (culposo), lo cual coincide con numerosos autores clásicos y recientes (K. Horney; Krestchmer; Sheldom; Chess & Thomas; Cloninger; Eysenck; Schutz, etc.). 

3)     Estos tipos de personalidad se relacionan con modos de enfermar específicos. Por ejemplo, el tipo A es propenso a cardiopatías, tiroides, diabetes, delirio, y pánico; el tipo B es propenso a adicciones, trastornos de la piel, fobias, y alergias, y, el tipo C es proclive a úlcera péptica, cáncer, depresión, dolores, TOC, y TAG. Esta relación fue descubierta primero por Friedman y Roseman (para el tipo A). Franz Alexander añadió diabetes y tiroiditis para el tipo A (miedo), y para el tipo C (culpa), úlcera péptica, asma y trastornos gastrointestinales. Lydia Themoshok descubrió la relación del tipo C con el cáncer. Recientemente se ha confirmado la relación entre vergüenza (tipo B) y adicciones.  

4)     Estos trastornos se originan en una ruta critica personal de ocho tramos: el trauma en la familia de origen; actitudes perjudiciales que se forman debido al trauma; conflictos en las relaciones interpersonales debido a las actitudes perjudiciales; estrés, debido a los conflictos; disfunción, debido al estrés; lesión, por la persistencia de la disfunción; complicación, y muerte prematura. 

5)     El Marco 3-D propone tres estrategias para el abordaje de los problemas mentales: fijación de fronteras, como propone Minuchin entre los terapeutas familiares; acercamiento y modelaje como se hace en los grupos de autoayuda, tales como Alcohólicos Anónimos, y, afirmación, como se hace en la terapia cognitiva. La sugerencia es que, todo lo que hacemos para corregir conductas, tiene que ver con estas tres estrategias generales: afirmación, acercamiento, o fronteras. 

6)     Con estos fundamentos teóricos presenté mi ponencia: “psicología del hombre caído”, en el XXIV congreso de psiquiatría de AL (2006), Bávaro. La retroalimentación tan positiva que recibí de los presentes me llevó a escribir mi libro “psicología del hombre caído” (2007). La Dirección de IMAFA decidió luego aceptar esta propuesta para mis clases en terapia familiar, lo cual incluye una psicología tridimensional, una psicopatología tridimensional, y una psicoterapia tridimensional. Mis estudiantes agradecen sobretodo la facilidad con que se manejan estos temas, y lo práctico que resultan para evaluar individuos y familias. 

7)     He revisado recientemente la vieja hipótesis del “cerebro trino” de MacLean, y ante tanta evidencia reciente me he atrevido a especular que el cerebro efectivamente funciona como un sistema formado por “tres computadoras interconectas”: el nódulo de ALARMA depende de la amígdala y norepinefrina, y responde con una descarga de energía (cortisol); el nódulo de BÚSQUEDA depende de los ganglios basales y dopamina, y responde con una actitud de búsqueda de satisfacciones (histamina), y el nódulo de CENSURA depende de la corteza prefrontal, serotonina, y responde con un mecanismo de monitoreo (citosinas). Lo crucial es que el tipo A implica funcionamiento excesivo de la amígdala (nódulo de Alarma); el tipo B implica funcionamiento excesivo de ganglios basales (nódulo de Búsqueda), y el tipo C implica funcionamiento excesivo de corteza prefrontal (nódulo de censura). Esta especulación se basa en numerosos estudios de imagenología cerebral y más de 200 autores que he venido recopilando en los últimos años, por lo que te pido disculparme por la excesiva brevedad. 

8)     A partir de estas nociones propuse en mi libro Marco 3-D las bases para una nosología psiquiátrica tridimensional. Hice una presentación de estas nuevas ideas en el último Congreso de Psiquiatría en el que coincidimos, aunque lamentablemente nuestras ponencias simultaneas impidieron que me pudieras escuchar. 

9)     Finalmente, te doy el dato más sorprendente: el NIMH, ante la crisis del DSM-5, que es de toda la psiquiatría, se ha negado a tomar parte afirmando que tiene su propio proyecto de investigación (RoDC), el cual se basa en cinco “constructos”, entre los cuales los tres primeros coinciden plenamente con mi propuesta sobre miedo, vergüenza y culpa. 

10)En mi Seminario “aprender a vivir”, que he presentado masde 50 veces, aplico este marco a la sociología, antropología, pedagogía, administración, y medicina, aparte de psicología y psiquiatría (809 8904220). 

11)Ojala pudiéramos tener un evento donde me pueda explicar con más amplitud. De todas maneras, no tengo prisa. Las nuevas ideas pasan por tres etapas: primero, burla; luego, oposición total, y, finalmente, la pregunta: ¿cómo es que no nos habíamos dado cuenta? Alguien cita a Freud de la siguiente manera: “En cuanto al psicoanálisis, es mi creación; pero por 10 años fui el único ocupado en él, y todas las molestias que este nuevo asunto causó entre mis contemporáneos fue arrojado sobre mi cabeza en forma crítica” (McClelland).

José Dunker .

Santo Domingo, R.D, 15 de enero, 2015.

Publicado en Psicopatología Clínica

Entrar

Categorías