Crisis de la Psiquiatría y la Psicología del Siglo XXI

“La psiquiatría y la psicología no pueden excluirse de la interacción social”

Así lo manifestó al dictar la conferencia “Crisis de la Psiquiatría y la Psicología del siglo XXI, ¿Cambio de paradigma?” organizada por el Centro de Estudios de la Salud de Funglode.“Resulta incomprensible que psiquiatras y psicólogos empujados por las promesas del enfoque biológico cayeran en un manejo de los pacientes casi exclusivamente con psicofármacos y no se percataran del aluvión de problemas psicosociales que abrumaban a sus pacientes y a ellos mismos”, expresó.

Dijo que aunque las crisis poseen un valor negativo constituido por la posibilidad del fracaso o por lo menos de complicación; también ofrecen la posibilidad del éxito o de progresión hacia el desarrollo. “Las crisis complejas ameritan de soluciones desde la complejidad, es decir, no-lineales”, agregó.

El Dr. de los Ángeles se refirió al rechazo mundial al uso de la quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5, por sus siglas en inglés), y explicó que de acuerdo con el Comité Internacional de Respuesta al DSM-5 es “clínicamente arriesgado, debido a la introducción de nuevas categorías diagnósticas que no tienen respaldo empírico suficiente, y con umbrales diagnósticos más bajos”.

En mayo de este año, el Comité Internacional de Respuesta al DSM-5, dijo que con el uso de este manual se puede llegar a “etiquetar incorrectamente una enfermedad mental en personas que no necesitan diagnóstico psiquiátrico; obligar a un tratamiento innecesario y potencialmente perjudicial con medicación psiquiátrica; y desviar importantes recursos de Salud Mental de aquellos que realmente los necesitan”.

El galeno manifestó que ante las críticas al uso del DSM-5 la “comunidad de la salud mental dominicana está obligada a tomar medidas a favor del pueblo dominicano”. Para ello sugiere formar el Comité Nacional para la Guía Dominicana de Estadísticas y Diagnóstico de los Trastornos Mentales (GEDI-1) y la incorporación a los trabajos del Comité a la Dirección de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública, el Colegio Médico Dominicano, la Sociedad Dominicana de Psiquiatría, el Colegio Dominicano de Psicólogos y la Sociedad Dominicana de Psicología Clínica.

Además, propuso abrir un debate nacional sobre el ejercicio de la psicología y la psiquiatría en el país; colaborar con el Estado Dominicano para que sea aprobado por el Consejo Nacional de Salud, el Reglamento a la Ley de Salud Mental 12-06; y realizar la Encuesta Nacional de Salud Mental.

El destacado psiquiatra resaltó que es necesario poner en marcha un sistema de certificación y re-certificación del personal de salud mental, para garantizar al Estado y al pueblo dominicano, que los profesionales en ejercicio estén debidamente capacitados y actualizados para brindar un servicio de calidad.

De los Ángeles hizo un llamado a adoptar un enfoque transdisciplinario incorporando al trabajo filósofos, sociólogos, estadígrafos, comunicadores sociales y especialistas de otras ramas pues para lograr los objetivos se necesita de la unidad.

El Dr. Gustavo Rojas, director del Centro de Estudios de la Salud de Funglode, tuvo a su cargo las palabras de bienvenida y moderación del encuentro que contó con los comentarios de los doctores Fernando Sánchez Martínez, ex rector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo; César Mella, pasado presidente de la Asociación Psiquiátrica de América Latina; y el Lic. Eladio Hernández, experto en psicología clínica y evolutiva, así como en psicoterapia cognitivo-conductual.

César Mella

Para el Dr. César Mella la psiquiatría no está en crisis sino en un desarrollo evolutivo y dialéctico, acercándose a ser cada día más científica. Dijo que la psiquiatría es la más joven de las especialidades médicas y está expuesta a las contradicciones económicas y políticas de la sociedad. 

Mella defiende el uso de fármacos para controlar los disturbios bioquímicos, aunque éstos tengan efectos secundarios al igual que otros medicamentos como las aspirinas.

Explicó que el DSM-5 responde “a la necesidad de la industria farmacéutica de imponer modas en las recetas, a la necesidad de ponerse de acuerdo en los conceptos y a la necesidad de un instrumento legal para vincular el derecho, el delito y la pena a una conducta desviada”.

El Dr. Mella inició y concluyó sus comentarios declarando que “si volviera a nacer volvería a ser psiquiatra”.

Fernando Sánchez Martínez

En su intervención, el Dr. Sánchez Martínez se refirió a la situación de la psiquiatría en la sociedad dominicana tomando como referencia el hecho de que actualmente se ha privilegiado la atención médico-psiquiátrica individual y se ha olvidado la relación psicosocial. El especialista dijo que en el país sólo hay 3 centros comunitarios para 10 millones de dominicanos. “Esos centros trabajan con jóvenes, envejecientes, embarazadas y público en general en busca de prevenir las enferemedades mentales”. Sánchez Martínez destacó que es precisa la integración de los ayuntamientos y los distritos municipales para lograr que en cada uno de ellos haya un centro comunitario de salud mental.

Eladio Hernández

A juicio del psicólogo Eladio Hernández, éste debate es beneficioso para que tanto la psiquiatría como la psicología puedan seguir creciendo. “Esta discusión a nivel internacional nos permite seguir haciendo ciencia, es una oportunidad de crecimiento”.

Hernández declaró que los psicólogos son los asesores de salud del Estado, pero a pesar de ello no son tomados cuenta.

Destacó que a través de la comunicación se puede llegar a las personas y transformarlas, sin necesidad de medicamentos. Al mismo tiempo precisó que si los psicólogos tienen una buena formación y el juicio clínico para hacer un diagnóstico eficaz, podrían usar los resultados del DSM-5 como una referencia más.

Publicado en GUIA DOMINICANA (GEDI-I)

Entrar

Categorías