25 AÑOS DE PROZAC (Dr. David Healy)

Prozac y los ISRS: Vigésimo Quinto Aniversario

Dr. David Healy

http://davidhealy.org/prozac-and-ssris-twenty-fifth-anniversary/

06 de febrero 2013

Una receta para cada hombre, mujer y niño(a).

Prozac fue aprobado en 1987 en los EE.UU., y lanzado al mercado a principios de 1988, seguido por un puñado de otros ISRS. Veinticinco años más tarde, tenemos una prescripción al año de un antidepresivo para todas las personas en Occidente. Veinticinco años antes de Prozac, 1 de 10.000 pacientes por años necesito tratamiento debido a trastorno depresivo severo – melancolía. Hoy en día en cualquier punto en el tiempo 1 de cada 10 de nosotros estamos supuestamente deprimido y entre 1 en 2 a 1 de cada 5 de nosotros va a estar deprimido durante toda la vida. Alrededor de 1 de cada 10 mujeres embarazadas están en un antidepresivo. Nadie sabe cuántos casos nuevos de depresión hay por año, en parte debido a que la depresión moderna es una creación de la comercialización de Prozac. Hasta hace poco tiempo lo que ahora se llama depresión se llamaba ansiedad, nervios o un ataque de nervios. Los ISRS pueden ayudar a algunos casos de nervios, pero no de ninguna utilidad para la depresión conocida como melancolía. Pero el dinero para las empresas radica en el tratamiento de los nervios no la melancolía en sí – y como resultado de ello cualquiera de nosotros con una depresión severa es probable que empeore con los tratamientos actuales. Estamos yendo hacia atrás.

¿Cuántos enganchados?

Para 1999 el número de nosotros que tomábamos ISRS crónicamente igualó el número de personas comenzadas en un ISRS cada año. Para el año 2003, más de 6 millones de estadounidenses estaban tomando un antidepresivo semi-permanentemente – junto con más de 6 millones de europeos. El número de prescripciones de antidepresivos aumenta en un 5-10% cada año, mientras que la cifra de personas que inician cada año sigue siendo el mismo. Esto significa que hay un aumento de 5% a 10% en el número de gente enganchada a los antidepresivos cada año.

Vidas perdidas

No hay evidencia de investigaciones que sugieren que la vida de cualquier persona es salvada por tomar un antidepresivo, pero si hay vidas salvadas la investigación pone de manifiesto que por cada vida salvada debe haber otra que se pierde. Probablemente hay entre 1000-1500 suicidios adicionales en los EE.UU. cada año, provocada por un antidepresivo – y alrededor de 2000-2500 en Europa. Los datos son similares para la violencia. Es probable que existan entre 1000-1500 episodios adicionales de violencia en los EE.UU. cada año que no hubieran ocurrido si no se hubiese dado antidepresivos crónicamente y entre 2000-2500 episodios adicionales en Europa. Algunos de éstos incluyen los tiroteos en las escuelas que eran impensables veinticinco años atrás.

Familias abortadas

Cerca de 4000 familias en los EE.UU. tienen niños que nacen con defectos congénitos importantes cada año a causa de los antidepresivos tomados en el embarazo. Hasta 20.000 mujeres al año tienen un aborto involuntario a causa de estos medicamentos y un gran número deben interrumpir el embarazo  voluntariamente debido a los antidepresivos. Abortos Involuntarios se encuentran entre los mayores predictores individuales de enfermedad mental posterior y el abuso de sustancias en las mujeres. En Europa estas cifras probablemente representan 6000  casos adicionales de malformaciones congénitas, abortos espontáneos 30.000 , y quién sabe cuántas interrupciones voluntarias adicionales. La mayoría de los niños nacidos de madres que han tomado estos medicamentos no tienen defectos evidentes al nacer. Pero con el tiempo, estos niños pueden presentar retraso cognitivo y otras características del espectro autista.

La muerte del médico general

Tal vez la mayor víctima del Prozac ha sido la medicina holística.  Imagine que tiene entumecimiento en un brazo o dolor en un hombro. Si se refiere al departamento de ortopedia o neurología tendrá cada exploración concebible o prueba para identificar el problema. Es probable que la clínica encuentre anormalidades y trate de corregirlas. Las anomalías que se descubran no relacionadas con las quejas también se identifican y corrigen. Un buen médico que conoce su paciente, sabe sus circunstancias, las relaciones, dificultades en el trabajo y la comunidad de la que vienes, puede detectar cuando los dolores puedan deberse a la tensión o estrés. Te ven como un todo no el órgano afectado aisladamente. Prozac ha matado el médico general. Lo hizo centrar la atención en el estado de ánimo de la misma manera que los neurólogos se sobre-enfocaron con los nervios. Los psiquiatras se han convertido en los médicos que se ocupan de las combinaciones y dosis heroicas de fármacos en lugar de médicos que, como los médicos generales, dan un paso atrás y pueden tener una visión más amplia de la situación del paciente. Prozac ha matado también la terapia. Como Prozac, la terapia cognitiva-conductual tiene un enfoque centrado en los pensamientos más que el cuadro total. Lamentablemente la TCC se ha convertido también en un conducto que alimenta la prescripción de antidepresivos ya que los terapeutas sugieren regularmente ablandar una depresión con fármacos.

Psiquiatría está a la cabeza

Muchos ven o vieron la psiquiatría como un remanso médico con hospitales sombríos, hacinamiento, y una comprensión débil de los trastornos mentales. De hecho, fue la primera rama de la medicina que cuentan con hospitales especializados y revistas, los primeros en descubrir problemas básicos y eliminar varios trastornos graves, los primeros en adoptar las escalas de evaluación y ensayos controlados. Y con el hijastro de Freud,  Edward Bernays, fue el primero en entrar en relaciones públicas. Veinticinco años atrás, nadie hubiera podido imaginar que la mayor parte de la literatura destinada a definir el tratamiento son escritores fantasmas, que los estudios negativos por el  sesgo pueden ser presentados como estudios elogiosamente positivos de un fármaco, que los ensayos controlados podrían haberse transformado en métodos estándares de preferencia para ocultar eventos adversos, o que los cadáveres podrían ser ocultados de los médicos académicos con tanta facilidad. Veinticinco años atrás, nadie hubiera creído que un fármaco menos eficaz para los nervios o la melancolía que la heroína, el alcohol o antidepresivos más antiguos y baratos, podría haber sido traído al mercado y que casi como una cuestión de política nacional promover que la gente lo tome de por vida.

Publicado en GUIA DOMINICANA (GEDI-I)

Entrar

Categorías